Historias de perros – Día internacional de la felicidad

Al saber que pronto era el día internacional de la felicidad he decidido escribir un post para celebrarlo ((siiiii, los escritores celebramos cosas escribiendo, porque sentimos un inmenso placer, satisfacción, alegría, felicidad, gozo, dicha…jajaja haciéndolo)) así que en este post encontrarás un par de historias felices de perros y una reflexión sobre el fondo y la forma en que se presenta la felicidad en nuestras vidas que ¿quién sabe? lo mismo cambia tu vida a mejor…:-)

Llevaba un par de días no muy contenta, porque como sabrás, lector, uno puede ser muy positivo pero hay veces que las cosas no salen como te gustaría. Vamos, que el viernes fue un día de m***** porque injustamente me dejaron fuera de un plan en el que yo quería estar.

Normalmente para esos casos suelo echar mano del dicho aquel de “todo lo que sucede es para mejor” pero hay veces que, por mucho que te repitas tal frase, la frustración, como era mi caso, o la pena, o cualquier emoción negativa que tengas ya se ha apoderado de tu cuerpo y no funciona.

Como dicen los médicos en mi relato histórico “Un regalo del río” “ningún problema se soluciona fácilmente en el mismo entorno que lo creó”, así que decidí irme a la huerta de mi padre, que está en plena huerta de Murcia, en un entorno maravilloso junto al río Segura, a hacer dibujicos de flores en las paredes y los suelos de su casa y pasar la tarde con los perros.

Y el resultado es que volví de allí radiante de alegría, llena de felicidad, a un nivel que llevaba ya semanas o meses, sin sentir.

¿Cuánto cuesta la felicidad?

¿Qué es lo que hay que hacer para ser feliz?

La felicidad siempre está a la vuelta de la esquina, pero puedes no reconocerla, porque tiene forma de perro abandonado, pulgoso y sangriento.

Historias de perros: Bodeguero

Bodeguero es un perro de la raza homónima, sí, efectivamente, mi padre no se calentó mucho la cabeza para ponerle nombre.

Nació hace unos meses y está como un cencerro, es hiperactivo, y su afición favorita es engullir comida sin masticarla y emplear los dientes para destrozar cosas con la boca, sobre todo correas de perro. Sin embargo, es extremadamente cariñoso 🙂 y cuando le riñes, extremadamente obediente.

Tiene una historia feliz tras de él: al poco de nacer lo adoptó mi padre. Y a su hermana, Tula, la adoptó un amigo de mi padre, así que sigue jugando con ella todas las semanas.

HISTORIAS DE PERROS: Gordo

¡Ay mi gordo! Para presentaros mejor a Gordo, para que conozcáis su historia de perro y por qué es preciosa para celebrar el día internacional de la felicidad os voy a dejar el vídeo que creé al poco tiempo de encontrármelo.

Mientras paseaba con una amiga, vi a Gordo corriendo, hecho un loco, por las calles de Murcia, provocando frenazos y pitadas de los coches que circulaban por las calzadas. Estuvo a punto de ser atropellado varias veces.

Tal vez fuera el miedo a que un coche lo atropellara, como a mí me pasó hace años, lo que hizo que quisiera ayudarlo, no lo sé. La cuestión es que mandé a mi amiga perseguir al perro mientras yo subía a por una correa de mi perra para atarlo.

Un comienzo mágico y un poco triste

No creáis que fue fácil pillarlo, cuanto más me acercaba, más corría…hasta que en un punto, cansada de la persecución pensé para mí “si puedo hacer algo bueno por ti, vas a dejar que te ponga la correa” entonces el perro paró, y agachó la cabeza para que le enganchara la correa a su collar, como si me hubiera escuchado pensar, como por arte de magia.

Lo llevamos a la veterinaria, no llevaba chip, sangraba por el culete y tenía una infestación por pulgas.

Tres días me pasé llorando, pero llorando como nunca en mi vida recuerdo haberlo hecho, de pensar que ese perro que antes tenía una familia que lo quería ((pues a pesar de la sangre y las pulgas, la veterinaria me dijo que estaba bien cuidado)) estaba perdido.

Recuerdo que Gordo me veía así, llorando, y me daba toquecicos con su morro en la pierna como diciéndome “para ya”

Fueron éstos los mismos tres días que me pasé empapelando Murcia y las redes sociales con carteles con su foto, para encontrar a sus dueños, pero no aparecieron

Al final, lo llevamos a la huerta de mi padre de manera “temporal” hasta encontrarle un nuevo hogar.

Entonces fue cuando creé el vídeo, que fue difundido por mis amigas, y mis amigos…

y en esto, tengo que hacer mención especial a mi amigo Sergio Reyes, también escritor, que a través de su twitter logró que lo difundieran personas reconocidas en sus trayectorias profesionales como la actriz Anabel Alonso o el escritor Arturo Pérez Reverte.

El perro se hizo famoso. Pero aunque aparentemente había gente interesada, nadie llegó a ponerse en contacto conmigo, y eso, fue una suerte ((para mí))

Porque ahora lo hemos adoptado: mi padre le ha cambiado el nombre por Gordo.

Ayer, tras pasar toda la tarde con mis chuchos Gordo y Bodeguero, sintiéndome inmensamente llena de felicidad, alegría y energía, me compadecí de todos aquellos que vieron a Gordo vagar por las calles y no lo recogieron, me compadecí de todos los que ,pudiendo hacerlo, no lo adoptaron; me compadecí de toda la gente que sin decirlo expresamente, pensaba “menudo marrón tienes encima por haber recogido a un perro de la calle, a ver ahora qué haces con él”, me compadecí de ellos y de muchos, muchos más, porque en su ignorancia, desconocen los niveles de felicidad que podrían haber alcanzado por tenerlo cerca.

¿Cuántas personas buscan ese nivel de felicidad en el alcohol, en las drogas, en el sexo o en miles de otros lugares, y jamás, repito, jamás, llegan a alcanzarlo?

Como he dicho antes, la felicidad siempre está a la vuelta de la esquina…

Ahora el perro es mío, mío, mío. Para mí, para siempre.

Porque sólo con el amor y la felicidad que ese animal puede trasmitir en unas horas, ya está más que compensado cualquier esfuerzo.

Porque este día internacional de la felicidad puedo afirmar, con total rotundidad, que lo voy a celebrar más feliz gracias a Gordo.

PD: Gracias papá y mamá por acoger a Gordo en la huerta y por ayudarme a cuidarlo tan bien.

 

Éste es un libro recomendado para quienes quieran reflexionar sobre la felicidad en sus vidas 😉

libro recomendado para el día internacional de la felicidad

 

¿Te ha gustado esto de parar un ratico y leer algo que te ha dado qué pensar?

Puedes volver a hacerlo siempre que quieras.  Si dejas aquí tu email  yo te enviaré de vez en cuando cosas chulas que te darán qué pensar 

Y para hoy: que lo que quede de tu día sea sencillamente fantástico!!!!   

 

 

😉 pásalo ->Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.