carta a una amiga que va a encontrar el amor

Carta a una amiga que va a encontrar el amor

Otra vez te ha vuelto a pasar…sales, conoces a un chico nada conveniente con el que te acabas yendo a la cama; ahí, donde todo es divertido, donde todo es fantástico; no existen ni problemas, ni distancia, ni miedos, o sí; pero los olvidas.

Después de esa euforia te vienes a dar cuenta de que has vuelto a tropezar otra vez en la misma piedra, que lo que tú buscabas no era el sexo, era amor, pero aún intuyendo que esa no es la persona que te iba a dar amor te animaste…porque los viajes de ida y vuelta a la cama son muy divertidos, porque hay una excusa universal que sirve para justificarlos que es esa de:

Estaré con muchos hombres equivocados hasta que encuentre al adecuado.

Con el cuerpo lleno de hormonas y el alma temblando de frío tienes la brillante idea de enamorarte de ése con quien acabas de estar.

No, espera, no es una idea, es in instinto.

Empiezas a albergar la esperanza de que esa persona sienta lo mismo, y no, no es así, y puede ser por un millón de causas como que no se quiera a sí mismo como en el relato corto de amor de badoo, o que esté tan dolido y desengañado de otras relaciones que ya no quiera, o no pueda, sentir amor, o simplemente que tú no eres la persona de la que él se enamoraría porque eras sólo un viaje de ida y vuelta a la cama.

Sea como sea, amiga, y esto te va a doler: la culpa no es suya, es tuya, por que tú elegiste mal.

Me gustaría que ahora reflexionaras en cuántas veces has rechazado a tíos perfectos para darte amor con la excusa de que iban demasiado enserio, o que es que aquel o aquel otro no te gustaba por esto, o por lo otro, o por aquello de más allá.

¿Qué? ¿A que tengo razón?

La solución está cerca

La buena noticia que te quiero dar en esta carta, es que llegará un punto de inflexión en este rumbo, un detonante en tu vida que te haga darte cuenta de quién eres tú, y por qué te pasa esto.

Espero, deseo y confío que el detonante en tu vida sea leer esta carta y pararte a reflexionar en tu vida,  y no que te pegues una ostia suprema de consecuencias irreversibles con algún otro de tus amigos de viaje de ida y vuelta a la cama.

Que la segunda opción es más intensa, pero también más dolorosa.

Sea cual sea, a partir de ahí, te darás cuenta de qué has estado haciendo e irás aprendiendo a elegir bien.

Ahora igual empiezas a poner pegas a lo que digo y me dices que es que tú sí que te enamoras, que sientes amor, que el problema lo tienen ellos, que es que son todos iguales ((menudo topicazo más absurdo, los hombre se enamoran mucho más rápido que las mujeres, y si no te lo crees, pregúntale a una mujer que huya del compromiso si se enamoran, o no. Te contará las veces que ha tenido que salir cortando de relaciones ligeras porque empezaban a volverse “comprometidas”))

Y ahora yo te respondo pues mira no, lo que tú sientes no es amor, es dolor.

El amor no duele, salvo cuando se acaba.

Busca las causas.

En algún momento de tu vida, probablemente de manera inconsciente, de niña, de adolescente o de adulta, tu mente adoptó la idea de que amar es sentirse rechazada, o ignorada, o que el amor implica sufrimiento, o terminó por creerse el absurdo tópico de que todos los hombres son iguales, o alguna chorrada de ésas.

Al fin y al cabo, es difícil escapar a todo eso, la mitad, o más, de canciones de este planeta hablan de lo doloroso que es el amor, o del odio que se siente al ser rechazado. Quizá tú nunca te diste cuenta, pero tu inconsciente las ha estado asumiendo como ciertas desde la primera vez que las escuchaste…

Igual que pudiste creerte aquella estupidez de que el amor es dolor, que todos los hombres son iguales, que prometen y prometen hasta que…jajajaja

Busca esos recuerdos y reconstrúyelos desde esta nueva perspectiva:

El amor no duele, salvo cuando se acaba.

Igual que te pudiste creer aquellas chorradas, te puedes creer esto, que ya te aseguro yo que sí que es cierto porque yo lo he vivido, porque hay millones de personas que lo viven día a día.

FIN

Esta carta está dedicada a dos de mis más queridas florecillas. Espero que os ayude a encontrar el amor, pero sobre todo, espero que os ayude a encontraros a vosotras mismas.

¿Te apetece leer una novela erótica romántica aquí mismo?

Sigue este enlace para leer la erótica del poder

novela romántica