El país de todo al revés – un cuento para equilibrar la vergüenza

La pequeña Luci andaba siempre avergonzada porque era un poco patosa.

Tropezaba y se caía en los momentos más inoportunos, es decir, cuando más gente había delante para verla caer y reírse de ella.


Cuando estaba en clase y la profesora
le preguntaba, siempre respondía tonterías que hacían que toda la clase estallara en carcajadas…pero Luci se quedaba avergonzadísima, a veces hasta lloraba.


Despues, el recuerdo del rídiculo que había hecho la perseguía durante días y noches atormentándola.

Cierto día de verano sopló un viento muy fuerte que elevó a la pequeña por los aires.

Luci tuvo que engancharse a una nube!

Y surcando el cielo fue a donde la nube se dirigía, que era el país de todo al revés.


En este país un precioso tucán recogió a la niña de los cielos y, mientras la llevaba a tierra firme, le contó que allí habitaban unos seres mágicos con forma de colibrís que hacían que cualquier cosa se convirtiera en su opuesto.

Una vez con los pies en el suelo, Lucy decidió ir a un parque a jugar un rato con otros niños.


Se estaba divirtiendo muchísimo con aquellos amigos nuevos hasta que decidieron jugar a las carreras porque, como era de esperar, Luci tropezó y calló al suelo.

¡Se puso roja como un tomate de la vergüenza! y sus compañeros
reían mucho…

Se preguntaba la pequeña cómo darle la vuelta a aquella situación tan bochornosa…


Para ayudarla, el pais de todo al revés envió un colibrí mágico que le susurró al oído:

-«Riete tú también»

Sin pensarlo dos veces, la niña empezó a reir a carcajada limpia con tan buena gana que hasta le salían lágrimas de los ojos.

«vaya, vaya, así que riéndome de mis patosadas me siento bien, en vez de mal»- pensó.


En ese mismo momento, otro viento fuerte sopló y se la llevó de
regreso a su lugar de origen.

La acompañó el colibrí, que se quedaría
con ella para ayudarla a cambiar su vergüenza por sentido del humor..siempre que lo necesitara


Fin

El país de todo al revés -que es tu mente- te regala este cuento, -que es tu colibrí personal- para que lo utilices
cuando sospechas que tu vergüenza se está excediendo en sus funciones.


La vergüenza es un sentimiento muy importante y beneficioso en su justa medida:
Es nuestra «conciencia social».

Pero hay ocasiones en que se viene arriba y….hay que compensarla con sentido del humor para mantener un sano equilibrio dentro de nosotros mismos.

¿Quieres más cuentos? Toca o pincha esta imagen.

cuentos cortos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.