La abeja aburrida, un cuento muy corto sobre el crecimiento profesional

A veces hay que parar a reflexionar sobre las cosas que suceden alrededor para valorar si son (o no) lo apropiado a nuestras circunstancias.

A través de este cuento yo reflexioné si seguir escribiendo -o no- total: no vivo de ello, mi trabajo, mis ingresos y mi vida están en otro lugar.

Entonces anduve leyendo el libro «tus zonas erróneas» que decía algo como que la diferencia entre una flor viva y una muerta es que la viva sigue creciendo.

El cuento de la abejita me hizo darme cuenta que escribir me ha hecho crecer en muchísimos sentidos a nivel profesional, a nivel emocional y espiritual…así que…here we go again.

Espero que a ti también te ayude a valorar, a reflexionar sobre ti mism@

¿Quieres más cuentos? Toca o pincha esta imagen.

cuentos cortos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.