crisis en el matrimonio imagen

(Si llegara) una crisis a nuestro matrimonio

Amor,

Sé que aún no nos conocemos lo suficiente como para saber de nuestras rarezas, las de ahora o las que vendrán, pero sé que cuando tu mano acaricie la mía con esa ternura que desprendes hacia mí, todo lo que me parezca extraño de ti se volverá familiar y amado y sé que así será para ti también.

Sé que ambos nos equivocaremos y sé que de manera inconsciente podemos herir al otro; pero encontraremos siempre el tiempo y la manera de escuchar a la parte herida: mirando a través de sus ojos sentiremos la herida en nosotros mismos y pediremos perdón y enmendaremos el error, porque uno más uno no son dos, es uno sólo, un conjunto de dos piezas indisolubles e inseparables que comparten la vida.

Sé que por cada vez que nos hagamos daño, tendremos más de cien que nos haremos felices. Y que cada día sabremos agradecer al otro porque nuestro vaso estará siempre medio lleno.

Sé que aún no hemos cometido errores graves irreversibles. Sé que los hay, sé que un plato roto nunca queda igual por mucho que intentes volver a juntar sus piezas, pero sé que antes de llegar ese punto de no retorno tú y yo hablaremos de ti, de mí, de lo que sentimos, de lo que necesitamos, de lo que nos falta y de lo que nos sobra. Y pondremos todas nuestras fuerzas en comprendernos y lo resolveremos antes de llegar a romper el plato.

Sé que construiremos una vida en común, a la que iremos sumando personas, viajes, lugares y cosas que nos enseñen a mejorar y a crecer.

Y sé que la respuesta siempre será sí cuando uno de nosotros necesite estar sólo consigo mismo, cuando necesite tiempo para reflexionar sobre sus objetivos en la vida, en los de nuestra vida en común. La respuesta siempre será sí cuando uno de los dos necesite un momento de silencio para escuchar su voz interior. O cuando necesite estar sin el otro para sentir plenamente a sus amigos o familia.

crisis en el matrimonio frase

Sé que aún no nos hemos enfrentado a la desalmada rutina, pero la prevendremos con infinitas formas de estimular todos y cada uno de nuestros sentidos, nuestra vista, nuestro oído, nuestro gusto, tacto y olfato

Sé que la prevendremos estimulando nuestra mente…aprendiendo, aprendiendo juntos, aprendiendo siempre.

Sé que aún no hemos pasado miles de horas riendo juntos, de ti, de mí, de nosotros en conjunto, de la vida, del mundo, de nuestros errores y tropiezos, de los problemas; pasaremos horas riendo de nuestros problemas y quedarán reducidos a un mero motivo más por el que reír.

Amor,

Sé que aún no hemos llegado a eso que llaman una crisis en el matrimonio, pero sé que la superaremos (si es que llega) cuando tu mano acaricie la mía con esa ternura que desprendes hacia mí.

Sé que este amor, lejos de acabarse, crecerá con cada paso que demos juntos tú y yo.

Fin

Para leer «La erótica del poder» pincha o toca esta imagen

novela romántica